martes, 8 de marzo de 2011

EVALUACIÓN OCUPACIONAL

Es importante saber que la EVALUACIÓN OCUPACIONAL es " el procedimiento de adquisición exhaustiva y sistemática de información a través del cual interpretamos la naturaleza y condición de la faceta ocupacional o estatus ocupacional del sujeto evaluado".
Por tanto, el terapeuta ocupacional cuando realiza una evaluación lo que trata es de medir y comprobar hasta qué punto ha afectado la patología al desempeño ocupacional del paciente o como las secuelas de la enfermedad interfieren en la vida cotidiana, para ello debe seleccionar cual evaluación será la correcta, atendiendo tanto a la situación del individuo ( su patología...) como a su formación y experiencia que tiene sobre las distintas evaluaciones. Lo principal es tener claros los objetivos para más tarde planificar el tratamiento y llevarlo a cabo. Lo que busca el terapeuta es recuperar la funcionalidad en aquellas áreas y componentes del individuo, que junto con el ambiente, impiden o limitan las habilidades o destrezas del individo en su desempeño ocupacional. Para la evaluación, el terapeuta a de saber y de conocer diferentes técnicas, para combinar la información y ser capaces de dar una respuesta terápéutica al paciente. Es por ello que en la evaluación están relacionados diferentes componentes: la persona, los contextos, la ocupación, el rendimiento, participación y satisfacción ocupacional.
Para las evaluaciones se utilizan instrumentos estandarizados, que anteriormente han sido estudiados respecto a su validez y fiabilidad.
Una vez realizada la evaluación del problema y su severidad, hay que evaluar el efecto que tienen los problemas sobre la función y más tarde establecer los objetivos del tratamiento con prioridades.Gracias a la evaluación sabremos que enfoque dar al tratamiento del paciente, ya que sabremos lo que en realidad necesita este. Puede ser un enfoque de remediación por el cual sabemos cuando podemos hacer que una persona se recupere, mediante ese tratamiento; un enfoque de compensación cuando la persona no puede recuperar las habilidades o destrezas y tenemos que hacer que realice un tratamiento de compensación, o por último un enfoque de sustitución en el cuál; ya que su problema no tiene ni remedio ni compensación, hay que enseñarla a ser independiente en sus actividades de desempeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada